lunes, 9 de mayo de 2011

Marco Teórico

AVANCE 2



El objetivo de desarrollar este controversial tema es crear conciencia en la población juvenil para que actúe con mayor responsabilidad a la hora de tener relaciones sexuales. Se analizaron las razones por las cuales muchas adolescentes peruanas optan por la difícil decisión de abortar. Además se investigó quienes influyen en esta difícil decisión, los peligros que se presentan a la hora de someterse a esta operación quirúrgica, los métodos anticonceptivos que se pueden usar para que las mujeres no lleguen a tener un embarazo no deseado.
Cuando se realizó este trabajo de investigación se logró encontrar información suficiente. El problema es que esta estaba dispersa y no había mucha información confiable, veraz. Además, como en el país aún el aborto es ilegal, hay muchas personas que muestran rechazo a la hora de hablar del tema y eso dificulta, en cierto modo, el desarrollo del trabajo. A pesar de las dificultades presentadas a la hora de investigar acerca del tema elegido, consideramos de suma importancia investigar más a fondo el tema porque aún sigue causando polémica el hecho de que una mujer, por diferentes motivos decida impedir el natural desarrollo del feto dentro del vientre.
Recientemente en las elecciones municipales y presidenciales, los diferentes candidatos han tocado el tema del aborto. Algunos apoyaban en cierta forma esta práctica, mientras que otros sostenían que el aborto viene a ser un delito y que no sería correcto promulgar una ley que avale la legalidad de la misma.

El aborto es una consecuencia muy frecuente del embarazo adolescente, teniendo como principal problema al aspecto psicológico destacándose en este el miedo, lo que conlleva a la joven embarazada a un estado de confusión y desesperación, especialmente si no cuenta con un apoyo psicológico externo.
Ya que como afirma Leadbeatery (2001) “Las adolescentes embarazadas aún no han alcanzado un nivel psicológico maduro y están muy lejos de la madurez, del desarrollo emocional y social, y se sienten abrumadas por las responsabilidades de la maternidad” (p.303).
Lo que conlleva a las jóvenes embarazadas a un estado de confusión y a un encuentro de sentimientos y emociones que desembocan en la alternativa más rápida que encuentran, como una manera desesperada de evadir y escapar de la responsabilidad de la maternidad que es el aborto inducido.
Además del miedo y abrumación que causa el embarazo adolescente en las jóvenes en el ámbito psicológico, cabe destacar un papel muy importante y trascendental al entorno que las rodea, teniendo como factor importante y casi determinante a los padres, la pareja sentimental, los amigos y la sociedad que son una pieza clave para la determinación de la joven embarazada, ya que en muchas ocasiones la presión ejercida por ellos determina la decisión final.
Aunque los padres y la familia desempeñen una pieza clave en la decisión de la adolescente embarazada muchas veces esta se deja llevar por la sociedad y el grupo social en el que se desenvuelve.




Como afirma ALLENDE (2005):
El grupo escolar en el que se desenvuelve el adolescente ejerce gran influencia, y su conducta va a estar altamente influenciada por la opinión del grupo a la hora de tomar decisiones; además este constituye una vía de transmisión de normas, comportamientos y valores, que en ocasiones es más influyente que la propia familia (…) (p.2)
Esto se debe a que las adolescentes muchas veces se dejan llevar por las tendencias sociales y tienen miedo a ser rechazadas por el grupo social al que pertenecen y se dejan enceguecer por ello.
Si bien el entorno donde se desenvuelven las adolescentes embarazadas es determinante para la decisión de estas, la pareja sentimental es la pieza clave de la decisión ya que es el soporte emocional de las adolescentes embarazadas y si no encuentra un apoyo emocional en él su estado anímico y psicológico decaen.
Tal como lo dice Kero (1999) “Al parecer, la principal motivación para abortar es la perspectiva de tener un hijo sin que exista una unidad familiar funcional (p. 90)”
Otro factor psicológico que interviene en la decisión del aborto es la frustración de interrumpir los estudios y no cumplir con las metas personales que las jóvenes tenían en mente.
Esto se debe a que como mencionan Miller (2003) “Para una madre soltera adolescente, tener un hijo significa que tendrá una probabilidad dos veces mayor que sus pares en dejar la escuela y será menos probable que consiga trabajo o que vaya a la universidad después de la preparatoria” (párr.7). Asimismo, las madres adolescentes tienen menos posibilidades que sus pares de casarse, y si lo hacen es más probable que se divorcien (Moore y Brooks, 2002)
Este es un dilema que deambula en la mente de las adolescentes embarazadas que sin lugar a dudas juega un factor clave en la decisión del aborto ya que ello afectara directamente en su realización personal y ambiciones propias respecto a la vida que querían tener en el futuro que ponen en tela de juicio su decisión final de tener o no al bebe que llevan en su vientre.
Otro factor que afecta psicológicamente a las madres adolescentes es según Zolese y Blacker (1992) “Las presiones religiosas, sean de tipo cultural o confesional, que asignan una fuerte connotación negativa al aborto, también se asocian a una mayor posibilidad de complicaciones emocionales (…) (p. 68)”
Ya que sin lugar a dudas la religión o creencia a la que se apegue la adolescente jugara un papel determinante en la decisión final de esta, ya que este es el entorno social en el que se desenvuelve y además de ello la religión o creencia que esta tenga le implanto a lo largo de su vida una moral y una ética que la hará entrar en un choque de emociones y la conllevara a hacerse un sinfín de cuestionamientos sobre el aborto inducido.
Si bien la mayor parte de abortos se producen en jóvenes, algunos estudios realizados por Zolese y Blacker (1992) señalan que “(…) hay una incidencia más elevada de síntomas psicológicos entre las mujeres más jóvenes (p.69)”
Ya que las adolescentes, al no estar totalmente preparadas psicológicamente suelen entrar en estados de crisis e impactos psicológicos más rápidamente, que sin lugar a dudas las marca y les deja una huella imborrable de por vida.
Además, debemos de saber que una de las grandes causas del aborto adolescente es la falta de educación y conocimiento de lo que implica un aborto y los riesgos a los que exponen su vida, como lo explica Calderón y Alzamora (2006) “El embarazo adolescente es un problema de salud pública relevante en América Latina, no sólo por disminuir las posibilidades de desarrollo de la gestante (…), sino también por constituirse en elevado riesgo para su salud física y psicológica” (párr. 3)
Cuando la interrupción de un embarazo menor de 22 semanas se lleva a cabo por personas que carecen del entrenamiento necesario y en condiciones no sanitarias, estamos en presencia de un aborto inseguro. Se estima que, en el mundo, “anualmente se practican 50 millones de abortos, de los cuales, 20 millones son realizados en condiciones inseguras con cifras de mortalidad materna de 70 000 mujeres” (Párr 2). No solo es la muerte que puede llegar a ocasionar el aborto sino también consecuencias graves, o para embarazos a futuros complicados. (Pérez, 2008)
“Las complicaciones por aborto inseguro son responsables del 13 % de las muertes maternas”(Párr 6).De alguna manera el embarazo no deseado se puede prevenir y ayudar a jóvenes a saber en qué consiste realmente un aborto y un embarazo precoz, esto se puede realizar con programas de planificación familiar. Al expandir el acceso de las mujeres a esta asesoría y a servicios seguros y voluntarios de planificación familiar, así como a una gama de anticonceptivos modernos, seguros y efectivos, se les permite el control de sus vidas reproductivas. (OMS, 2006)
Como lo menciona Ramón Campa Delgado (2010) “Se calcula entre 36 y 53 millones el total de mujeres que abortan en el mundo cada año y en 20 000 las que fallecen como consecuencia de este proceder, pues gran parte de estos son clandestinos y se realizaron en condiciones de extrema insalubridad. La gran mayoría de estas muertes ocurren en mujeres de 15 a 25 años (…), en estudios indirectos se ha calculado que en Latinoamérica la proporción de las adolescentes que abortan es igual a la de aquellas que tienen hijos. En Brasil y Perú una de cada 10 mujeres que regresan por complicaciones de aborto ilegal es adolescente y 10 % de los abortos (unos 5 millones al año), se llevan a cabo en adolescentes, las cuales son especialmente vulnerables a la violación, el abuso y la explotación sexual, por lo que es evidente que estas son más propensas a tener dificultades en su salud sexual y reproductiva(…), Alrededor de 2 millones de adolescentes son expuestas anualmente a un aborto en los países desarrollados y 1 de cada 3 mujeres que acuden al hospital para solicitar asistencia por alguna complicación del aborto son menores de 20 años(...).(Párr 7)
Las principales razones por las que se optan por el aborto es que tener un hijo dificultaría su educación o su trabajo, además de no sentirse preparadas para ser madres en ese momento, no ser madres solteras o tener problemas de pareja (…) (Párr 10), existe diversos factores asociados a la elección de la adolescente en ser madre y ello va de acuerdo al mundo, y sociedad en que se encuentra. Por ello, terminan optando por el aborto. (Calderón y Alzamora, 2006)
Para evitar esto, se debe de tener en cuenta algunas medidas e informar a los adolescentes con materiales educativos sobre los conocimientos de anticoncepción como se dio en Cuba años atrás. Como afirma Domínguez (2010) “Con la finalidad de atender a las adolescentes cubanas, con una mejor calidad y brindarle mejores servicios especializados de salud, se crea el programa nacional de atención integral de salud al adolescente en Cuba. Este es el único que cuenta con este servicio, tiene dentro de sus actividades organizativas la de crear servicios de atención y hospitalización para adolescentes en la atención secundaria y dentro de los pilares básicos está la atención diferenciada al aborto en la ginecología infanto-juvenil”. (pag.3)
Como todo aquello que se estudia en medicina, tiene aspectos negativos y positivos, lo mejor sería tener una educación sexual eficiente, con servicios de planificación familiar lo suficientemente eficaces para reducir al mínimo los embarazos no deseados y quedaría entonces la interrupción para casos esporádicos, solo por indicaciones médicas y fallos de la contracepción. (Campa, 2010)(Párr 9).
Durante los últimos años esto ha sido y es un problema muy delicado que incluso ha llegado y ha sido tema de discusión en el estado peruano, en el cual, se discutía la medida anticonceptiva, la píldora del día siguiente, como un delito por parte de uno y otros, mientras, para otras personas era totalmente lo contrario.




La fecundidad en la adolescencia, aunque no es un problema nuevo, cobra vitalidad en la actualidad a causa de la gran proporción de adolescentes y jóvenes en la población, y por consiguiente eleva el porcentaje entre ellos, los cuales deben afrontar las consecuencias de un embarazo no deseado(…)hay un hecho psicológico muy importante de esta etapa, el despertar de la sexualidad y una de sus consecuencias: el embarazo, por lo que se hace necesario una educativa orientación del adolescente, aspecto sumamente importante por las repercusiones biológicas, psicológicas y sociales que en el futuro y el presente de la vida del joven pudiera tener(…)Los riesgos médicos asociados con el embarazo en las madres adolescentes, tales como la enfermedad hipertensiva, la anemia, el bajo peso al nacer, el parto prematuro, la nutrición insuficiente, determinan elevación en la mortalidad materna y un aumento estimado de dos a tres en la mortalidad infantil(…)La gestación irrumpe en la vida de las adolescentes en momentos en que todavía no se alcanza la madurez física y mental, estando asociado en muchas ocasiones a carencias nutricionales u otras enfermedades y de un medio familiar poco receptivo para aceptarlo y protegerlo (Virella, 2009)
Pero no olvidemos que no solo se trata de un problema nacional. Como agrega Gonzales (2001) “El aborto es un problema mundial de grandes proporciones, las muertes causadas por el aborto séptico, que resulta cuando se realiza sin las condiciones requeridas y muchas veces por manos inexpertas, tienen un papel preponderante en las tasas de mortalidad materna en muchos países, pero aun en Cuba, donde se realiza legalmente, donde es considerado como un aborto "seguro", las complicaciones inmediatas y mediatas juegan un papel importante en la morbilidad femenina(…),en la mayoría de los países que están experimentando urbanización rápida y cierto grado de desarrollo económico, aumenta la incidencia del aborto, muchos de ellos son el resultado de la decisión de los padres de espaciar o limitar el número de hijos en determinadas situaciones económicas. Aunque no todos, muchos de los abortos se pudieran eliminar utilizando mejor la anticoncepción (…).”




Para algunos autores la culpa es frecuente en muchas mujeres después del aborto por el solo hecho pensar que has acabado con la vida de tu hijo. Para Villa Sten, (s.f.,) “se trata de un tipo doloso pues debe existir en la conciencia de voluntad de la mujer el causarse su propio aborto con actos dirigidos a poner fin la vida del feto, o en su defecto, prestar su consentimiento”. (p. 166) Además añade que “La legislación peruana no admite el autoaborto culposo consistente en la imprudencia por virtud de la cual la madre equivocada el remedio que ingiere causándole la muerte del feto”. (p. 166)
El delito preterintencional es la clase de delitos que ocasionan dolo y culpa en una sola conducta.
Cury Urzúa (2005) dice que “Obra preterintencionalmente quien, con ocasión de ejecutar dolosamente una acción típica, causa culposamente un resultado típico más grave”, es decir, es la acción de “producir un resultado típicamente antijurídico que traspasa lo intencionalmente emprendido”. (p.349).
El feto al igual que las persona adultas tiene los mismos derechos y un futuro que le corresponde a cada uno. Matar es moralmente incorrecto porque despoja a la víctima en crear su futuro.
Según Marquis (1999):
”La noción de “futuro” comprende el ciclo de vida natural de una persona y “valioso” en tanto incluye, o normalmente incluiría, experiencias y actividades que uno valoraría. Esta teoría es claramente relevante para la discusión sobre el aborto. Independientemente de su status actual, el feto posee un futuro valioso. Privarlo de este es incorrecto porque constituye una desgracia para el feto, de la misma manera que privar a un adulto de su futuro constituye una desgracia para él, y causar desgracia es prima facie incorrecto. Tanto matar al feto necesariamente implica privarlo de su futuro, esta acción es prima facie incorrecta”. (p.180).
El libre ejercicio de derechos no garantiza la acción moral o una vida moralmente buena.
Hursthouse (1999) sostiene que “Al ejercer un derecho moral puedo estar haciendo cruel, o insensible o egoísta, superficial, petulante, estúpido, desconsiderado, desleal, deshonesto- es decir, puedo estar actuando de manera viciosa-”. (p.590).
El aborto se ha convertido en un debate de sordos que se lanzan mutuamente armas arrojadas al modo de argumentos.
Dworkin (1993) “La valoración moral del aborto voluntario no solo es un delicado y complejo problema bioéticos, sino que se ha convertido durante las últimas décadas en piedra de escándalo”. (p.90)
La expulsión del no nacido, provoca la muerte del no nacido de forma voluntaria y premeditada. Muy fuertes deben ser las razones que puedan justificarlo.
L. Feito (2002) “El aborto es una interrupción del embarazo que provoca la muerte y expulsión del no nacido cuando este no es aun viable”. (p.175-206).
Se sabe que la información genética no determina completamente la realidad de un organismos vivo, por lo que, el ser humano personal solo será real mediante la interacción de la información genética con el medio ambiente, esto es, durante la gestación y después del nacimiento.
Gracia (2004) “Un embrión de ser humano está vivo, pero no es un ser humano ya constituido; tiene la posibilidad de serlo, pero no lo es aún”. (p.79).
Podemos concluir que este tema continuara siendo controversial ya que aún se sigue se sigue pensando que el aborto es malo. Mientras la iglesia católica siga interviniendo en el gobierno estando en contra del aborto, es muy probable que no se llegue nunca a un acuerdo acerca de la legalidad de esta práctica.
Mientras tanto solo queda educar más a los jóvenes en el ámbito sexual, para que los índices de aborto en el Perú por un embarazo no deseado disminuyan.



REFERENCIAS:

1. Calderón & Alzamora (2006)). Influencia las relaciones familiares sobre el aborto provocado en las adolescentes. Recuperado el 5 de mayo del 2011 de,
http://www.scielo.org.pe/pdf/rins/v23n4/a03v23n4.pdf

2. Pérez (2008). Prevención del aborto seguro. Recuperado el 4 de mayo del 2011 de,
http://www.scielo.org.ve/pdf/og/v68n2/art01.pdf

3. OMS (2006). Prevención del aborto seguro. Recuperado el 4 de mayo del 2011 de,
http://www.scielo.org.ve/pdf/og/v68n2/art01.pdf

4. Campa (2010). Educación sanitaria sobre embarazo y aborto. Recuperado 3 de mayo del 2011 de, http://bvs.sld.cu/revistas/san/vol_14_1_10/san11110.htm

5. Villera (2008). Intervención educativa sobre el conocimiento de factores de riesgo del embarazo en la adolescencia. Recuperado el 4 de mayo del 2011 de,
http://www.amc.sld.cu/amc/2009/Vol13n5/html/amc070509.html

6. Allende, I (2005) Aborto en la Adolescencia. Un Tema para reflexionar
Recuperado el 04 de mayo del 2011, de http://www.revistaciencias.com/publicaciones/EEuyylEAkVwTnsmHyl.php

7. Gonzales (2001). Algunas consideraciones sobre el aborto. La educación sexual como una alternativa en su prevención. Recuperado el 5 de mayo del 2011 de, http://bvs.sld.cu/revistas/mgi/vol17_3_01/mgi13301.htm

8. Jensen, J (2008). Adolescencia y adultez emergente un enfoque cultural (3 ed.). México: Pearson Education.

9. Faúndes, A & Barzelatto, J (2005). El drama del aborto. Colombia: Grupo TM.

10. Luna, F. (2008). El aborto, por Arleen L.F. Salles. Bioética: nuevas reflexiones sobre debates clásicos (p.p. 247). Buenos Aires: fce.

11. Rubio, J.(2009). Dos cuestiones candentes: Aborto y eutanasia. Ética del siglo XXI (p.p. 97-137). España: Osset Miquel.

12. Luzón, M.(2008). El delito de aborto. Compendio de Derecho Penal (p.p 35-46).Madrid DYKINSON,S.L

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada